Cojín de Seguridad y Arnés Integral, 2 tecnologías alternativas

octubre 30, 2018

Para los niños de 1-4 años viajando a favor de la marcha,
existen 2 tecnologías alternativas para retenerlos en la silla de auto:
el arnés integral, conocido también como el "cinturón de la silla", y el cojín de seguridad.
A continuación detallamos las características de cada uno de ellos para
que los padres puedan decidir teniendo toda la información en cuenta.

Como ya hemos dicho, lo mejor y más seguro es que los niños viajen a contramarcha el mayor tiempo posible, ya sea en sillas nido o en sillas convertibles (que siempre utilizan arnés en esta dirección). Sin embargo, por distintas razones, en la práctica muchos padres deciden cambiar la orientación de la silla a favor de la marcha para el Grupo 1 (infantes entre 9 y 18Kg o 1 a 4 años aprox.), ya sea por falta de espacio o incomodidad en el vehículo, por economía, debido al temperamento del infante y, en muchos casos, porque desconocen los riesgos de cambiar a favor de la marcha (AFM) antes de tiempo y piensan que el niño estará más entretenido si mira hacia adelante.

En estos casos, los padres pueden elegir entre una silla AFM con arnés o con cojín de seguridad. Ambos sistemas son seguros y cumplen con la normativa de seguridad correspondiente. Más allá de afirmar que las sillas con cojín son buenas y las con arnés malas o viceversa, hay sillas con cojín buenas y sillas con cojín malas. Lo mismo con las sillas con arnés. Una buena silla con cojín obtiene resultados similares a una buena silla con arnés, más que a una mala silla con cojín y viceversa.

Ambos sistemas tienen también ventajas y desventajas y mucho espacio para desarrollar mejoras tecnológicas que aumenten la seguridad de los niños.

Lamentablemente y aunque parezca increíble, este tema se ha transformado en una discusión comercial y si se quiere política, más que técnica. Esto se debe a que hay fabricantes como Britax o Dorel que han apostado por el arnés, mientras que otras marcas como Cybex y Kiddy han apostado principalmente por el cojín. Criticar un sistema per sé nos parece un error grave pues limita las posibilidad técnicas de proteger mejor a los niños/as. Creemos que los fabricantes deben estar abiertos a cualquier tecnología actual o que se pueda desarrollar en el futuro que aumente la seguridad de los infantes.

El principio fundamental detrás de las sillas con cojín es reducir las cargas sobre la cabeza y el cuello del infante en choque frontal en comparación al arnés. El argumento es que las sillas con arnés, al sujetar los hombros, aumentan la fuerza que se transfiere a la cabeza y el cuello, mientras que las sillas con cojín, al dejar libre la parte superior del cuerpo, permiten que la energía se transfiera a un área mayor del cuerpo. Ojo que estamos haciendo una comparación entre el arnés y el cojín AFM. Como ya hemos dicho, si el niño/a va mirando hacia atrás, las fuerzas sobre la cabeza y cuello van a ser muchísimo menores que cualquier sistema orientado hacia adelante.

Los resultados y mediciones de los Test de impacto Europeos avalan esta teoría y  nos muestran que los cojines de seguridad en general reducen las fuerzas en el cuello y cabeza, comparado con un arnés de 5 puntas.

Por otro lado, los críticos del cojín dicen que si bien es cierto que las cargas en la cabeza y el cuello son menores en las actuales mediciones, las limitaciones de los sistemas de prueba actuales y en particular de los Dummies o maniquíes, sus sensores y su biofidelidad no consideran otras variables relevantes como la presión en el abdomen y el tórax que produciría el cojín.

En efecto, las mediciones que se han hecho con nuevos sensores en el abdomen y tórax muestran que estas son mayores en el cojín vs el arnés, aunque no necesariamente mayores que los límites de referencia para que se produzcan lesiones (en algunos modelos particulares sí podrían superarse los límites). Estos estudios muestran también que la forma del cojín es y determina si se transfieere más o menos fuerza al abdomen versus a la pelvis o a los muslos.

Los nuevos Q dummies que reemplazan a los P dummies cuentan con nuevos sensores que permiten considerar estas variables adicionales. La nueva norma Europea R129 que reemplaza a la norma R44 utiliza los nuevos Q dummies y establece límites para la presión en el abdomen, entre otras variables.

Otro tema muy relevante es la instalación y uso de las sillas. Dependiendo del estudio, cerca de 2/3 de los infantes que van en una silla presentan algún tipo de problema ya sea de instalación de la silla en el vehículo o de sujeción del infante al SRI. Una ventaja de las sillas con cojín es que son fáciles de instalar, ya que hay un sólo paso que es pasar el cinturón del auto por el cojín, mientras que en el arnés hay que, por un lado, sujetar la silla al vehículo y luego sujetar el infante al vehículo. Esto, aunque parezca simple, abre espacio para errores.

Es común que el cinturón de seguridad quede un poco suelto al instalar la silla al auto, o el arnés al sujetar al infante.

Según estudios realizados demostró que para las sillas con arnés en caso de que el cinturón quede un poco suelto, aumenta considerablemente las fuerzas sobre el infante en cuello, cabeza y tórax, comparado con el mismo SRI con el cinturón y arnés bien tensado: En contraste, en el sistema de cojín de seguridad, aunque el cinturón quede un poco suelto, las cargas sobre el infante son muy similares o levemente superiores que con un cinturón bien tensado.

Por otro lado, es muy común que los infantes que utilizan arnés saquen sus brazos del arnés y queden sujetos solo por la pelvis o bien abran incluso la hebilla. Esto es casi imposible en el sistema con cojín ya que los brazos del infante, si bien van libres, no alcanzan la hebilla del cinturón del auto, ni se pueden quitar el cojín. 

En resumen, creemos que ambos sistemas tienen ventajas y desventajas y mucho espacio para incorporar mejoras tecnológicas. En el caso del arnés por ejemplo, Cybex está trabajando en un sistema de retención en etapas continuas, en vez de descargar la energía de un tirón, reduciendo de esta forma las cargas sobre la cabeza. Esto opera bajo el mismo principio que los frenos ABS en los vehículos. Por otro lado, en el caso de los cojines seguridad, se pueden buscar diseños para transferir más energía al chasis del auto o a la pelvis y muslos del infante vs el abdomen.

En MiniNuts estamos abiertos a todas las tecnologías que mejoren la seguridad de los niños(as), así mismo creemos que se debe escuchar la opinión de las instituciones oficiales. En primer lugar, del cumplimiento de la normativa, ya sea Europea o Estadunidense y luego a los distintos Test independientes para consumidores que se efectúan en Europa (ADAC, Stiftung Warentest, FAKTA, Plus test) o en EE.UU. (Consumer Reports).


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Suscríbete