Comparación Silla Convertible Americana vs Europea iSize

noviembre 23, 2019

Comparación Silla Convertible Americana vs Europea iSize

Hola amigos y amigas de MiniNuts! En esta oportunidad queremos comparar las similitudes y diferencias entre las sillas convertibles Americanas y Europeas i-Size, para lo que utilizaremos 2 sillas de la misma marca y modelos similares, como son la Sirona M Americana y la Sirona M2 i-Size Europea. 

Chile es uno de los pocos países en el mundo donde conviven ambos sistemas, es decir el Europeo y el Americano y por lo tanto muchas veces se genera confusión en los papás y mamás, ya que ambos sistemas tienen diferencias relevantes.

Las sillas convertibles, como ningún otro tipo de silla, es la realización concreta de las distintas visiones de los expertos sobre la seguridad de los niños en el auto. Ambas visiones tienen, desde nuestro punto de vista, ventajas y desventajas, que trataremos de explicarles para que ustedes puedan tomar la mejor decisión de acuerdo a sus preferencias. 

De más está decir que ambos sistemas son seguros y recomendados para llevar a los menores en el auto, y pueden estar tranquilos cualquiera sea la decisión que tomen. 

Comencemos con la visión en común entre Estados Unidos y Europa. 

Lo más importante es que ambos recomiendan llevar a los menores a contra marcha por el mayor tiempo posible. Tanto la Sirona M Americana como la Sirona M2 Europea permiten la contramarcha hasta los 18Kg, es decir 4 años aproximadamente. Esto es muy relevante, ya que nos confirma que en el tema de la contramarcha hay un acuerdo global como la forma más segura de viajar. 

En cuanto a la diferencias, en la visión Americana se busca que la silla tenga una instalación universal, es decir que se pueda instalar en todo tipo de vehículos y por lo tanto las sillas homologadas de acuerdo a dicha norma usualmente se pueden instalar de diversas formas: con el sistema Latch, con cinturón de 2 puntas del vehículo o con cinturón de 3 puntas. En cambio en Europea se busca que la instalación de las sillas sea lo más simple posible, de manera de reducir el riesgo de una posible mala instalación. 

Sabemos por estudios, que cerca de la mitad de los papás o mamás instalan mal las sillas. Es por esto, que las sillas convertibles i-Size Europeas sólo se pueden instalar con el Sistema Isofix. El sistema Isofix no es más seguro per se que la instalación con el cinturón del auto, solamente es más simple. Y al ser más simple, reduce el riesgo de una mala instalación. Ambas instalaciones, con cinturón o isofix son igualmente seguras si están correctamente instaladas. Ambas visiones tienen su lógica: en EE.UU. el parque automotor es en general más amplio y variado que en Europa y se necesita que la silla pueda tener una instalación universal. Posiblemente por esta razón es que en este país existe la figura del Técnico en instalación de sillas, formado por SafeKids.orgque ayuda a instalar las sillas a los papás. En Europa esta figura no existe.  

Otra diferencia, es que la silla convertible Europea sólo se puede utilizar hasta los 18Kg o 105cm (ambas condiciones se deben cumplir), es decir hasta aproximadamente los 4 años, mientras que la Americana permite un uso más extendido, normalmente hasta las 65 Libras (29 kilos)o 126cm, esto es unos 6 años. Es decir, la Americana permite 2 años aproximadamente de uso adicional, con arnés interno a favor de la marcha. Esto también tiene relación con el tema de la facilidad de instalación, ya que los sistemas Isofix o Latch solo soportan un peso total de 33 Kg., sumando el peso de la silla y el peso del menor. Luego, comúnmente si el menor pesa más de 18Kg, se debe cambiar la instalación de la silla desde el sistema Isofix o Latch a una instalación con el cinturón del auto. Los Europeos consideran esto un potencial riesgo de mala instalación y prefieren cambiar a otro tipo de silla, normalmente una Butaca que se pueda utilizar hasta los 36 kilos (12 años de edad aproximadamente). Otro factor que influye en esto, tiene relación con el hecho de que en EE.UU. la recomendación es mantener a los niños utilizando el arnés interno después de los 4 años y hasta los 6-7 años. Mientras que en Europa en general prefieren sistemas que utilizan el cinturón del vehículo en vez del arnés interno después de los 4 años, como las butacas con respaldo. Este tema es complejo de analizar y lo dejaremos para otra oportunidad. 

Una tercera diferencia es que en las sillas Europeas i.Size es obligatorio que la silla tenga un tercer punto de apoyo cuando se utiliza a contramarcha, que normalmente es una pata de apoyo (o load leg) que va desde la silla al piso del auto. También puede ser en vez un Top Tether que va desde la silla a la parte de atrás del asiento del auto. En EE.UU no es obligatorio y en general la mayoría de las sillas convertibles no tiene pata de apoyo, aunque algunos nuevos modelos están empezando a incorporarlas. Aquí sí creemos que hay una ventaja en las sillas Europeas, ya que la pata de apoyo aporta una protección adicional importante en caso de choque frontal. Según un estudio de Consumer Reports puede reducir en hasta 46% el riesgo de lesiones en la cabeza. Cabe aclarar que las sillas Americanas incorporan comúnmente el top tether cuando van instaladas mirando hacia adelante. 

Además las sillas Europeas i-Size normalmente incorporan una barra anti-rrebote entre la silla y el asiento del auto.Esto reduce el movimiento de la silla tanto en caso de choque trasero como en el rebote del impacto frontal. Esta también es un Plus de seguridad que tienen las sillas Europeas. 

Una cuarta diferencia tiene que ver los Tests de impacto que deben superar las sillas en los distintos Países. Si bien los Tests tienen configuraciones distintas y no se pueden comparar directamente, los estándares Europeos i-Size son en general a nuestro criterio más exigentes que los americanos. Por ejemplo, en los Test Europeos existen pruebas de impacto lateral e impacto trasero que no existen en EE.UU.

Una quinta diferencia tiene que ver con los conectores Isofix vs los Latch. Los Isofix, comúnmente en las sillas Europeas son conectores rígidos como éstos, mientras que Latch comúnmente en las sillas americanas son conectores con correas flexibles. Esto también tiene que ver con el tema de la facilidad de la instalación,los conectores rígidos son más fáciles de instalar, mientras que en el caso de los flexibles es necesario un paso adicional, que es tensar la correa, para que la instalación quede firme. Por otro lado, el sistema Latch otorga en algunos tipos de autos, como camionetas, mayores posibilidades de instalaciones por ejemplo conectándose a los enganches del auto ubicados en distintos asientos, siempre que no se exceda una distancia máxima. Nuevamente queda patente la visión de Estados Unidos de privilegiar una instalación más universal y la Europea de favorecer la facilidad de la instalación.

Otra diferencia tiene relación con el Clip de Pecho. En EE.UU. es ampliamente utilizado, mientras que en Europa prácticamente no se utiliza. La razón principal es que la norma R44 de Europa exige que sólo haya un botón que apretar (color rojo) para poder liberar al menor de la silla en caso de un accidente y esto impide el uso del clip. No lo prohíbe explícitamente, pero si impide su uso. En la nueva normativa R129 i-Size, el clip está permitido aunque no es obligatorio. Es por esto que vemos el clip en todas las sillas americanas, pero en muy pocas Europeas. El clip tiene el propósito de ayudar a posicionar el arnés correctamente, pero no es un elemento que retenga al menor en caso de un accidente. Tanto las sillas con o sin clip son seguras y nos parece que el clip es un aporte y un punto a favor de las sillas americanas. 

Adicionalmente, el respaldo de la silla convertible americana Sirona M es algunos cm. más largo que el símil Europeo Sirona M2 (unos 8cm.), lo que permite que los menores puedan ir a contramarcha hasta los 18kg, aún si son niños o niñas altas. Recordemos que la cabeza siempre debe estar por debajo del borde superior del respaldo de la silla cuando se viaja a contramarcha. En la Sirona americana en particular se recomienda que esté 2,5 cm. bajo el borde superior.Luego, el tener un respaldo más largo puede permitir el uso a contramarcha por mayor tiempo. 

Una diferencia final, que tiene que ver con la comodidad, se refiere a que en la mayoría de las sillas Europeas i.Size como la Sirona M2, la base es en cierta forma independiente de la silla y del mecanismo de reclinación.Esto permite que sea más fácil reclinar la silla una vez instalada, pues no requiere más que ajustar la reclinación al nivel deseado, sin ningún paso adicional, cuantas veces se desee. En cambio en las sillas americanas, como es el caso de la Sirona M, muchas veces hay que desinstalar la silla para cambiar la reclinación y luego volver a instalarla, para lograr la inclinación adecuada. Las sillas americanas cuentan frecuentemente para esto con un nivelador de burbuja como éste. 

En Resumen, tanto las sillas convertibles Americanas como Europeas cumplen con lo más importante que es permitir que los niños viajen a contramarcha hasta los 4 años aproximadamente. La americana por su parte tiene la ventaja de que se puede utilizar por un periodo mayor que la Europea,unos 2 años más, tiene un respaldo más largo y además tiene una instalación más universal, por ejemplo con el cinturón del auto. Por su parte la silla Europea tiene una instalación muy simple, a prueba de errores, cuenta con algunos elementos que aumentan la protección y la comodidad del niño, como la pata de apoyo, la barra antirrebote y el mecanismo de reclinación sin pasos adicionales. También la Europea está sujeta en general a tests de impacto más exigentes que los americanos. 

En MiniNuts puedes encontrar ambos sistemas.


¿Sabes cómo elegir

la silla correcta

para tu hij@?

Revisa aquí nuestro consejos


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Suscríbete